Buscar
  • Adriana Hidalgo

LA CUEVA DE LA PRINCESA (Y DE LOS ...)



Intentaba llegar al mirador, había llovido mucho los días anteriores y la isla tenía muchos deslaves. El camino de piedra se hace debajo de estalactitas y al lado de enormes paredes de piedra caliza perfectas para escalar. No llegue al mirador, pero llegué a una de las playas más bonitas que he visto: Agua tranquila transparente, arena blanca, monos juguetones y árboles que dan sombra.


De repente, llegó un grupo de hombres cargando una estatua bastante peculiar (Pensé que podría ser una despedida de soltera, pero eran solo hombres y era muy temprano para eso). Llegaron a una cueva que, si bien pasó desapercibida al principio, cuando me acerqué me di cuenta de que era un lugar único en el mundo.


La cueva Phra Nang de Railey Beach (Krabi, Tailandia) está llena de esculturas fálicas, de todo tamaño, la mayoría de madera, pero honestamente variedad es lo que sobra. Esta colorida cueva llena de esculturas, guirnaldas, latas de comida e incienso recibe miles de ofrendas por dos razones:


1. Los navegantes y marineros locales hacen una parada aquí porque dicen que La Princesa los cuida durante su viaje y hacen que lleguen sanos y que su pesca sea buena (La comida y el incienso)


2. Las personas que quieren pedir hijos tienen que venir a esta cueva y hacer una ofrenda para poder concebir (La llaman la cueva de la fertilidad).


Más allá de eso, los locales están seguros de que la Princesa Phra Nhang es una de las más poderosas. Una pareja de Bangkok, con quien conversé en la cueva, me dijeron que ahí hay que pedir un deseo, pero tiene que sea algo que realmente quieras.

La condición de la princesa es que una vez concedido el deseo, tienes que regresar para agradecerle. La forma de agradecerle es obviamente, con una escultura fálica gigante tallada por uno mismo. Ellos tenían su deseo, estaban felices y agradecidos (y obvio con su escultura).


Tailandia es uno de esos pocos lugares donde varias creencias, religiones y filosofía conviven unas con otras. Aquí el animismo, hinduismo y budismo se practican a la vez.


¿Quién era la princesa?


Una teoría dice que una hace muchas lunas, la Princesa Nang de la India, murió cuando su barco se hundió en las costa de Railey. Buscando tierra seca llegó hasta la cueva donde permanece hasta ahora.


La otra cuenta que el esposo de la princesa, un pescador, se fue un día al mar a trabajar. Ella lo esperaba en la playa, pero no volvía. Esperó tanto que necesitó refugiarse en la cueva durante las noches y las tormentas. Su esposo nunca regresó, pero ella sigue habitando la cueva, esperando.


¿Por qué le regalan ESO?


Bueno, esta es la forma de representar al Dios Shiva. En el hinduismo representa la fertilidad y la abundancia, algo que les llega a todos los que creen en la Princesa y van en busca de su ayuda.


Y sí, obvio que pedí un deseo y espero tener que volver. Así que cuando me vean tallando uno, no me juzguen.

98 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo